Hace 27 años Kiko Mistrorigo creó junto a su socia Celia Catunda, TV PinGuim, estudio que es considerado uno de los mejores de Latinoamérica. Esta casa de animación es la responsable de las exitosas series infantiles: “Peztronauta” y “El mundo de Luna”

Por Francisca Gubernatis

Una arriesgada aventura que comenzó en 1989, hoy los tiene situados como uno de los mejores estudios de animación de Latinoamérica. Bajo el éxito mundial de dos de sus series: “Peztronauta” y “El mundo de luna”, TV PinGuim cambió el paradigma y modelo de las series de animación para Brasil y Latinoamérica.

Francisco “Kiko” Mistrorigo, director y fundador del estudio, señala que el éxito del sus producciones radica en la intuición y en el querer generar contenidos educativos novedosos y alejados del estilo “sala de clases” que existe en muchas series preescolares.

Reconocido fanático de la animación desde su infancia, Kiko ha construido su vida y profesión alrededor de este oficio, encantando y educando a niños en más de 86 países y manteniéndose en los primeros lugares de audiencia por más de seis años.

SM: ¿Cómo comienza TV PinGuim?

– Yo estudiaba arquitectura y tenía una muy buena amiga, que es mi socia actual, los dos nos conocimos y pensamos “hagamos esto”. Rápidamente compramos una computadora y empezamos a explorar y hacer servicios. Empezamos en el año 1989 y los computadores eran lentos, coloridos pero lentos. De esta manera empezamos a entrar en el mercado.

SM: ¿Cómo evolucionan a crear contenidos propios y qué objetivo tenían en mente?

– Nosotros nos manteníamos entrando en Festivales, haciendo unos pocos servicios para pagar las cuentas, y haciendo muchas cosas para niños, libros, periódicos y juegos manuales. Y así empezamos un diálogo con la TV pública brasileña bajo el concepto de ‘productora independiente’, que era novedoso entonces. Esta hace una serie y es dueña de la mayor parte de la propiedad intelectual. Empezamos a hacer pequeñas series para TV Cultura que es un canal público de la provincia de Sao Pablo, Después para TVE, que es la actual TV Brasil. Empezamos así a tener series pequeñas que fueron nuestra guía de lo que queríamos hacer: contenido para niños.

– Después descubrimos que el territorio brasileño no era suficiente y la TV pagada empezaba en la Latinoamérica. Nosotros dijimos: “Ellos lo hacen todo y lo vienen a vendar acá. Vamos a intentar invertir este vector. Intentemos vender”. Fuimos a todos los eventos para conocer a la gente. El año 2004 fuimos a Mipcom, estábamos totalmente enfocados porque ya sabíamos cómo funcionaban estos encuentros de media hora, entendimos que queríamos hacer contenido audiovisual para niños y entendíamos que la animación, por ser una producción cara, tenía que ser pensada globalmente porque o sino la cuenta no funciona.

SM: ¿Porque niños?

– Totalmente por una cosa de gustos. Me gusta la forma en que se cuenta a los niños. Siempre fui un buen contador de historia para los niños pequeños. Me encanta contar historias, en nuestra profesión debe ser muy importante, nosotros tenemos que hacer contenidos y contar historias, educativos o no.

SM: Peztronauta es un ejemplo de esto. Exitosa en toda la región, traducida en 12 idiomas. ¿Cómo comienza este viaje?

– Bueno, ‘Peztronauta’ fue una consecuencia de este viaje, empezamos de a poco a romper la barrera porque Brasil era conocido por futbol, el carnaval y Fernando Mendes (risas). Empezamos a hablar. Una coincidencia importante es que Discovery Kids estaba totalmente interesado en tener un canal preescolar que se perfilaba como un muy buen negocio. Discovery apostó muy bien, ‘Peztronauta’ fue al encuentro de esta idea y ellos (Discovery) comprendieron adelantadamente también que los latinos querían ver su propia imagen.

– Y así fuimos, después teníamos la tarea en casa que era convencer al gobierno, decirles: “mira, tenemos una posibilidad de hacer una producción mundial”. Teníamos solo un poquito de plata, así empezamos y hablamos con un banco federal para invertir, hablamos con el ministerio para utilizar las leyes.

– Entregamos y para sorpresa de todos, feliz sorpresa, fuimos al primer lugar de la TV de pago total. ‘Peztronauta’ era lo más visto de toda la televisión, principalmente el horario de las 19:00 hrs.  Rápidamente empezamos la segunda temporada, un Spin Off que se llamaba ‘Peztronauticos’ y así construimos una reputación internacional.

SM: ¿Cómo articulas el producto para que funcione en todas las zonas, más allá del territorio brasileño?

– Sabíamos que tenía que ser un producto con un lenguaje universal pero a nuestra manera. Yo no creo en formulas ni tampoco en iluminaciones tipo “¡hoy me vino una idea mientras estaba en el baño!” no existe eso. Yo trabajo con mi socia y hablamos de ideas, todos los días, unas nos llaman la atención, las separamos, después tiene que dormir pasar unos días, etc. Con ‘Peztronauta’ fue lo mismo, sabía que tenía una distinción, no hay muchos peces personajes. Después que trabajamos con intuición, para mi intentar entender lo que los niños quieren no funciona.

– Son tres personajes muy distintos que discuten que hablan que tienen sus propias ideas sobre cómo descifrar las pistas de la misión. La idea del agente secreto es una invitación a los niños para decirles que todos podemos participar, la idea de conservación del planeta no es una cosa aterrorizante, es algo normal y las próximas generaciones están mucho mejor preparadas.

SM: “El Mundo de Luna” sigue esa misma línea, ¿Cómo surge la idea?

– Siempre me extrañó que los genios científicos sean mostrados como gente no tan alta, con lentes, nerds, ¿Por qué? La idea viene, se presenta a los broadcasters y vamos sintiendo esta idea de una protagonista femenina para la investigación científica, nos fue claro que era una idea fuerte. Así fuimos construyendo para llegar a un formato de una serie que se habla de investigación científica y que estimula a las niñas a tener juguetes más interesantes que una cocina o una escoba. Yo tengo una hija de 18 años y un hijo de 20, recuerdo siempre que en los cumpleaños los regalos de los niños eran mucho más entretenidos, las niñas en cambio preparadas para su marido ¡Dios! (risas)

SM: ¿De qué manera se desarrolla el aprendizaje en “El Mundo de Luna”?

– Desarrollamos el conocimiento intuitivo explicándole a los niños: “Todos los descubrimientos científicos no fueron encontrados en Google, fue la imaginación”. La serie habla de imaginación y de la capacidad de poder concluir teorías importantes por intuición. Así estamos diciendo a los niños aquí solo pensar un poco es descubrir.

– Creo que es mucho más difícil hacer contenido así, porque no subestimamos la inteligencia de los niños. Normalmente los broadcasters piensan que saben lo que los niños quieren y no saben, no hay como prever esto. Esto hace a nuestra producción tan interesante, puede ser fracaso o un éxito, es un riesgo. La vida con riesgo es mejor ¿no?

SM: ¿Cómo es el panorama de la industria brasileña actualmente?

– Puedo decir esto con seguridad: ‘Peztronauta’ fue el responsable por cambiar la situación. Siempre hubo productores con ganas de hacer, pero no teníamos un ambiente favorable. Nosotros arriesgamos y estudiamos mucho, y después de ‘Peztronauta’ era posible hacer una serie. Así abrimos las puertas, porque fuimos el ejemplo para cambiar la Ley de la TV a pago en Brasil.

Leer artículo en Issuu

“Peztronauta”

“El mundo de Luna”

“Peztronauta”

«El mundo de Luna»

– Después llegaron las cuotas y ‘Peztronauta’ fue utilizado muy fuertemente para decir a los diputados y senadores: ‘mira, este contenido está viajando por el mundo, 86 países, 12 lenguas, hecho en Brasil. Tenemos que tener cuotas, porque o si no, no funciona’.

– Ahora desde Septiembre del 2012, la ley 12.475 obliga a los canales en prime time a transmitir 3 horas y media de programación independiente brasileña, esto es un cambio histórico, ahora los canales piden proyectos y encargan, pero al menos 51% de la propiedad es de los productores. La industria de la animación fue una de las más beneficiadas con esto.

SM: ¿Qué desafíos plantea hacer animación en Latinoamérica?

– Tenemos que estar siempre atentos a todo. Estamos viviendo una transición de la forma de consumo de contenido. Por ejemplo se percibe claramente que la moneda del futuro va a ser el contenido exclusivo. HBO se dio cuenta que estaba perdiendo clientes. ¿Cómo atraerlos? Con contenido exclusivo para niños. Hicieron un contrato de exclusividad con Plaza Sésamo por cinco años entonces si los niños quieren ver este contenido tan famoso, tienen que ir a HBO. Tenemos que tener claro esto en nuestras mentes, y también que la propiedad intelectual tiene que ser contenida en América Latina. Esto es un desafío porque los canales siempre quieren pagar poco y mantener todo y no podemos transformar nuestra propiedad en servicio. Tenemos que ser copropietarios que es lo ideal. La energía que damos, ese 110% es para vender, promover y hacer todo. Hay que encontrar un equilibrio en el cual los canales están satisfechos y los productores también . SM

NUEVOS PROYECTOS

TV PinGuim se encuentra produciendo seis proyectos, de ellos dos son largometrajes. Además están desarrollando una serie preescolar en coproducción con Canadá.

“Estamos produciendo el largometraje de Peztronauta que estrenará en octubre de 2016, después de las Olimpiadas. La otra película que estamos haciendo es una aventura de una niña en un mundo especial marcado visualmente por una pintora muy famosa brasileña que se llama Tarcila do Amaral. Es una aventura basada visualmente en su obra, es la transformación de una niña que su madre repentinamente pierde la memoria con un Alzheimer instantáneo.

Ahora tenemos un proyecto también de desarrollo entre dos canales canadienses, una productora, nosotros y Discovery Kids Latinoamérica. Se llama ‘Ping Pong’ y es un proyecto que habla de las palabras. Vamos a producir como locos en francés, inglés, portugués y español al mismo tiempo, los guiones, la música etc. Se transmitirá en TV Quebec de Montreal, TV Ontario de Toronto y Discovery Kids LA”.